Si o no a las conservas de pescado??

Son muchos los casos en los que no tenemos tiempo y tiramos de latas de conservas.

Hoy nos preguntamos, si es saludable o no, el consumo de estos alimentos enlatados.

Las conservas reciben un tratamiento térmico que hacen que la mayoría de las propiedades del alimento se mantengan intactas.

En el caso de las conservas de pescado hablamos de las proteínas, los ácidos grasos (Omega 3), vitaminas y otros minerales propios del pescado azul. Es más, al añadir otros ingredientes, como es el líquido de cobertura, algunos valores nutricionales de las conservas son superiores que si ingerimos ese alimento en fresco.

Las conservas se envasan con un tratamiento térmico que hace que la mayoría de las propiedades del alimento se mantengan intactas

En cuanto a la seguridad alimentaria de las conservas. Los alimentos que contienen las conservas han tenido un proceso de esterilizado que permite consumirlos durante un largo período de tiempo sin necesidad de refrigeración y sin alterar sus propiedades. Los envases que los contienen (latas o tarros de cristal) son igualmente esterilizados y herméticamente cerrados, por lo que la seguridad alimentaria de las conservas está asegurada.

Es una buena elección por su elevado contenido en ácidos grasos insaturados, entre los que destaca el OMEGA-3 de cadena larga que aporta importantes beneficios en el sistema cardiovascular. Tanto el bonito como el atún, las anchoas o la caballa constituyen la principal fuente natural de OMEGA-3 en alimentos naturales. Además, resultan una excelente fuente de proteínas de algo valor biológico y su contenido en hidratos de carbono es casi inapreciable.

 Su alto contenido en vitaminas B y D. Ésta última muy importante dado el déficit generalizado ya que no hay apenas alimentos ricos en vitamina D; ésta nos ayuda a la absorción y utilización normal del calcio y el fósforo así como al mantenimiento de los huesos y dientes en condiciones normales. Por nombrar sólo algunas, las vitaminas B3, B6 y B12 contribuye a disminuir el cansancio y la fatiga, a la formación normal de glóbulos rojos, al funcionamiento normal del sistema inmunitario.
Y en el caso de las conservas en aceite, la vitamina E contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo.
La alacena hostelera.